Publicaciones, Santiago Rodríguez

¿Qué hará Santiago Rodríguez con lo que tiene?

(Primera parte)

Por Néstor Estévez.

Como la inmensa mayoría de territorios, Santiago Rodríguez cuenta con apremiantes necesidades, por un lado, y gran potencial, por el otro, para lograr auténtico desarrollo. Lo único que no tiene, a menos que exista en secreto, es plan alguno para afrontar esa realidad.

Con todo y los recursos naturales con que cuenta Santiago Rodríguez, sumados a la diversidad climática y a esa manera tan peculiar de atraer que caracteriza a la comunidad santiagorrodriguense, una mezcla entre dejadez y letargo ha caracterizado el devenir de la zona desde antes de su fundación como provincia.

Para solo citar algunas muestras, en el municipio cabecera aún se cuenta con instalaciones diseñadas y construidas para la fecha de creación de la provincia. El mercado público, el parque, el cementerio y la cárcel pública son algunas muestras de ello. Apenas en los últimos años es cuando se ha logrado ampliar obras como el acueducto, cuando ya no hay de donde tomar el agua porque lo que queda de Yaguajay no alcanza para eso.



Es paradójico encontrarse con las condiciones de pobreza (casi la mitad de la población, según la ONE) que caracterizan a diversas zonas de la provincia. Lo es, si se compara con lo que representa el legado de la yuca amarga y sus derivados, aspecto en el que Monción destaca como “capital del casabe”. Esa paradoja se reafirma si reparamos en que Santiago Rodríguez aporta no solo agua para la Línea Noroeste y algo más, sino que esta provincia noroestana es fuente primaria para el río más importante del vecino Haití, el Artibonito.

Se confirma la incongruencia, si se contrasta con recursos como los que caracterizan a toda la parte sur de Santiago Rodríguez, destacando una amplia zona de Villa Los Almácigos. Pero esa incoherencia rompe todos los esquemas cuando nos encontramos con que ve reducir de manera acelerada su cantidad de habitantes una provincia con records y hasta premiada por la calidad y la cantidad de la leche que produce.

Esa realidad tiene su historia.

Con una simple revisión a la evolución de la dinámica económica de Santiago Rodríguez, se encuentra que la misma ha ido pasando de explotación maderera al cultivo de maní, al de tabaco y de ahí a ciertos intentos con vegetales orientales, para luego concentrarse en la producción lechera.

Es destacable además esa permanencia del cultivo de yuca para la elaboración de casabe. Y ahora hay un repunte en el cultivo de café en la parte alta de la provincia. Cada actividad, en su etapa y en menor o mayor medida, es lo que parece servir como sustento a la familia santiagorrodriguense.

En la segunda entrega de este trabajo nos centraremos en algunas preguntas que han de retar a quienes por lo menos digan tener interés por lograr bienestar en Santiago Rodríguez. También compartiremos una buena nueva en ese sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s